Love Edy by Shewanda Pugh | Promo Blitz

28.6.14


Love Edy by Shewanda Pugh
Publication date: June 24th 2014
Genres: Romance, Young Adult

When Edy Phelps falls hard for her best friend, she knows nothing can come from it. Forget actual chemistry, or the fact that she cherishes his mother more than her own; centuries of tradition say that Hassan will grow up, marry the girl his parents pick, and forget his best friend: the dancer with the bursting smile. Except he can’t. In a world erupting with possibilities for the boy with a body of steel and dreams of the NFL, everything seems promised while nothing at all is; when he’s denied the girl he wants most.
Two hearts. Two families devoted through generations of friendship. Could Edy and Hassan really risk all that? And yet… how could they not?

Cuando Edy Phelps se enamora de su mejor amigo, ella sabe que nada puede venir de eso. Olvida la química, o el hecho de que ella cuida a su madre más que a la suya propia; siglos de tradición dicen que Hassan va a crecer, casarse con la chica que sus padres escojan, y olvidarse de su mejor amiga: la bailarina con la sonrisa explosiva. Excepto que no puede. En un mundo en erupción con posibilidades para el chico con un cuerpo de acero y sueños de la NFL, todo parece como prometieron mientras que nada lo es en absoluto cuando él ha negado la chica más quiere.
Dos corazones. Dos familias dedicadas a través de generaciones de amistad. ¿Podrían Edy y Hassan realmente arriesgar todo eso? Y sin embargo... ¿cómo no podrían?

Excerpt Love Edy

Friday night. The sky hung heavy, seamless, with heaven’s stars blotted out by overbearing skyscrapers. Shrieks and a cacophony of cheers rang out, hysteria supreme in a microscopic stadium rocking on the edge of Boston’s South End. Thin and buckling bleachers rattled with the stomps of impending mania, shrill whistles and hefty shouts: those were the true sounds of redemption. Fourteen years and not a single touchdown against Madison High; fourteen years, but no more.
It had come at the hands of a freshman running back who couldn’t stop moving, a last-minute, fidgeting substitution. To others, his appearance must have seemed a concession, but Edy Phelps knew better. Edy Phelps knew him better.
He was hunger and discipline, jittery and ravenous, so rattled that nerves kept him shifting and stretching and pacing along the sidelines. Obsession fueled him, and kept him keen on an opportunity unwilling to come. Except that night, chance came to Hassan Pradhan. His chance. Finally.
It happened in a breath. A snap of the ball. A fake pass and Hassan thundered downfield at a speed only fear could sustain. His moment. His only moment. Take it. Take it. Run. Fly.
He could hear her thoughts—no, feel her thoughts. Edy was sure of it. They’d always had a connection. And it was in that way she aided him. Fists pressed to her lips, teeth slammed together, screaming with her soul. Soar. I know you can do it.
Just as the clock whittled to nothing, Hassan vaulted into the end zone.
A collective roar swallowed Edy and the crowd leapt as one. A win. Few would recall the last.
On her left, Hassan’s parents cheered: mother in a starched linen suit and pumps too prim for a game, father in a white button-up, belly pressing the fabric, sleeves rolled to the elbow. His mother, Rani, was without the brilliant red bindi she couldn’t do without, giving her forehead that naked look. On Edy’s opposite end were her parents, their absolute best friends, in the long-sleeved alumni tees reserved for football season, mother free of the skirt suits that dictated her days. Edy abandoned them all for the sidelines, for Hassan. She weaved round patches of shrieking upperclassmen, hopped over rows of empty benches, apologized to the fat man whose cocoa she sloshed, and ignored the slice of a sudden, early winter wind.
He’d done it.
All those nights, all those talks, round and round about the possibility of getting in a game, the two of them in bedroom shadows, careful to keep their voices low. Some nights he thought a chance would never come; others, he insisted it had to. Either way, he always said that if it did, when it did, he would do something worth remembering. And he had.
At the sidelines, Edy’s gaze swept a team clustered so thick, so honeyed together with the sweetness of victory, that she worried she might never find her neighbor, her best friend.
Ice cut the air, and the glare of stadium lights had her like an ant under a magnifying glass in the noonday sun. She remembered the way the Dyson twins would burn insects and snicker, and she thought no, she’d be hot if she were a tortured ant, not cold. The fog of her breath seconded her motion.
She spotted him.
Edy had come to hug someone already occupied, someone surrounded by sweeping blonde curls, dark curtains of perfect hair, nestled by an endless supply of short skirts. Hassan draped an easy arm around a cheerleader with shimmering flaxen locks, mouth curling into a grin when a brunette of with pouty lips cried foul and claimed him as her own. Soft tans and the curves of certain womanhood donned them both. Edy looked from them to her own angular body and knew what she would find: all edges and sharpness, slender, muscles sculpted from a life of dance. The baggy jeans, football jersey, and sloppy poof of a ponytail she wore didn’t give her much to run with either. That hair used to be the brunt of Hassan’s endless jokes. Big enough to tip you back,” he’d say, before tugging it in absentminded affection. She fingered that hair with the same sort of absent- -mindedness, before looking up to see a blonde plant rosy lips on Hassan’s cheek.
Ugh.
Edy didn’t care about the movies, the books, the popular culture that insisted football player and cheerleader, jock and pretty girl, were a natural sort of fit. It wasn’t. They weren’t. It absolutely couldn’t be.
A girl like that couldn’t understand what made him him. So what if he was . . . obscenely gorgeous, with sun-licked bronze skin, silken black locks, and eyes an ever-glimmering, gold-flecked green. He had a quiet sort of beauty, made for old Greek sculptures and timeless works of art. Not that he was quiet. He was explosive, with good looks and athleticism. But beyond that were pleasures and disappointments, what he loved and could not bear. Imprinted on Edy’s mind were the crinkles at the corner of Hassan’s eyes when he smiled, the clench of his jaw when irritation set in, the rich and sonorous laugh that had slipped octaves lower in recent years. A girl like that blonde could be nothing to him—could know nothing of him. She knew a moment and a touchdown. That was it.
Edy’s hands made fists.
The blonde moved in to kiss his cheek again, just as a teammate shouted his name. Hassan jerked back, only to be caught at the corner of his mouth by her lips.
A whoop rang out from the guys.
Heat flushed Edy’s veins and her fingernails dug, digging, digging, until tears blurred her vision.
Wait.
He was her best friend, family really, if you considered the way they were brought up. So, she really had no reason to—
The blonde threw her arms around Hassan. The team swarmed and the two disappeared from sight.
They were kissing, weren’t they?
Edy closed her eyes, forcing back the hottest tears and the bitterest taste of sudden envy.
She loved him. Dear God, she loved her best friend.
It fell down on her at once, uncompromising truth and the weight of reality like a cloak too heavy to bear.
The boy that had grown by her side, promised to another in a tradition as old as marriage itself, another girl of his ethnicity, religion, beliefs: that’s the boy she loved. A single line existed between Edy’s family and his, between the Pradhans and Phelps, who otherwise acted as one.
But Edy loved him.
And, of course, there was no recourse for that.



Shewanda Pugh is a tomboy who credits Stephen King with being the reason she writes romance. In 2012 she debuted with the first novel in a three part contemporary adult romance series, Crimson Footprints. Since then, she's been shortlisted for the AAMBC Reader's Choice Award, the National Black Book Festival's Best New Author Award, and the Rone Award for Contemporary Fiction in 2012 and 2013. She has an MA in Writing from Nova Southeastern University and a BA in Political Science from Alabama A&M University. Though a native of Boston, MA, she now lives in Miami, FL, where she can soak up sun rays without fear of shivering. Her first young adult romance, Love Edy, is scheduled for release on June 24th, 2014.

Shewanda Pugh es una chica poco femenina que atribuye a Stephen King ser la razón por la que ella escribe romance. En 2012 debutó con la primera novela de una serie romántica contemporánea para adultos en tres partes, Crimson Footprints. Desde entonces, ha sido nominada para el AAMBC Reader's Choice Award, el National Black Book Festival's Best New Author Award, y el Rone Award de Contemporary Fiction en 2012 y 2013. Ella tiene una maestría en Escritura de Nova Southeastern University y una licenciatura en Ciencias Políticas de Alabama A&M University. Aunque nativa de Boston, MA, ahora vive en Miami, FL, donde puede disfrutar de los rayos del sol sin temor a tiritar. Su primera novela para jóvenes adultos, Love Edy, tiene previsto su lanzamiento el 24 de junio de 2014.

Capítulo piloto de Delirium

22.6.14

¡Hola! Hoy os traigo el capítulo piloto de Delirium (en inglés). Los que seguís la página de facebook del blog seguro que ya lo habéis visto... Pero para los que no seguís la página, aquí os dejo el capítulo piloto.

Eso sí, si no habéis leído los libros y tenéis pensado hacerlo, mejor no lo veáis ya que prácticamente te cuenta casi todo el primer libro, o esa es la sensación que me dio. Si, por el contrario, habéis leído el libro, decidme en los comentarios si os parece o no una buena adaptación.


¿Qué os ha parecido? A mí, personalmente, me gustó. Aunque aún no he leído los libros, los tengo pendientes, por lo que no sabría deciros si es una buena adaptación o no...

Recuerda que me quieres de W. Davies | Reseña

17.6.14


Recuerda que me quieres de W. Davies
Ediciones Kiwi

«Quiere muchísimo a Wendy», pensó, indignándose con ella al ver que no comprendía por qué no podía volver a tener a Wendy. El motivo era de lo más simple: «Yo también la quiero. Y no podemos tenerla los dos, señora». Peter Pan y Wendy, de J. M. Barrie
Cien años después la historia se repite. O quizá no. Todavía no se conocen. Ni siquiera se intuyen. Peter y Wendy tienen un destino común del que no podrán escapar. La aventura de la vida y la magia del amor empiezan aquí, contigo, en cuanto te atrevas a descubrir su historia.
Podríamos hablarte sobre caracoles, estrellas, princesas que no sienten dolor, palabras inventadas, catarros mal curados o mundos rellenos de sueños donde todo es posible. Por explicarte podríamos deleitarnos y ser un poco malas y adelantarte que el amor no siempre es dulce. Pero claro, eso sería adelantar acontecimientos y no entenderías nada. Así que olvida las últimas líneas y sumérgete en una historia donde todo es posible, incluso que el sol y la luna se besen. Pronto, todo tendrá sentido. Bienvenido a nuestro particular Nunca Jamás.

Este es el primer libro de estas autoras que escriben bajo el nombre de W. Davis, por lo que me animé a leerlo a ciegas, sin haber leído ninguna reseña u opinión antes. Y me ha sorprendido gratamente, pues ambas saben hacer magia con solo un ingrediente: palabras.

El libro está narrado en tercera persona por dos entrometidas que nos contarán desde un principio la historia de nuestros dos protagonistas además de las historias de algún que otro personaje secundario. A estas dos entrometidas también les gusta meter algo de cizaña dándonos alguna pista a través de sus comentarios de acontecimientos futuros pero dejándonos con las ganas de saber qué es exactamente lo que pasará, son pequeños comentarios que poco o nada dicen, animándonos así a continuar con la lectura hasta el final para saciar nuestra curiosidad.

A lo largo de la trama nos encontramos con varios personajes muy interesantes y muy bien construidos, si bien me hubiera gustado saber algo más sobre un par de personajes de los que poso se sabe. No quiero contaros nada de estos personajes, ya que prefiero que descubráis vosotros mismos cómo son. Sólo os voy a decir algo: es imposible no enamorarse de cada uno de ellos.

La vida son sueños que van y vienen, que se entorpecen unos a otros, que se rompen, que se olvidan, que más tarde reencuentras o ya nunca vuelves a hallar. Como algo que pier­des y no sabes lo que es. Intentas recordar y no te viene nada a la cabeza, pero esa sensación de vacío permanece contigo y te acompaña hasta que, un día, inesperadamente, lo evocas.

La historia te atrapa desde un principio, una vez que empiezas a leer continuarás hasta el final absorbiendo página tras páginas hasta llegar a la última, sorprendiéndote con los giros tan inesperados en la trama y enamorándote de cada personaje.

He de apuntar que me encantan las citas que hay al principio de cada capítulo, así como las referencias y citas a varias obras literarias a lo largo del libro, entre las que nos encontramos referencias y citas de Peter Pan, Alicia en el país de las maravillas y El Principito.

He reído, he llorado y he soñado leyendo este libro. Sin duda una de mis mejores lecturas de este año y el cual, desde ya, pasa a estar entre mis favoritos..

Los finales, en realidad, no existen. 
                                             W.D.

Recuerda que me quieres es una historia llena de magia, de palabras, de libros, de historias, de secretos, de amor y de amistad. Es una novela que te transmite sentimientos y magia en cada página, de la que te enamorarás desde un principio, ya sea por la historia que esconde sus páginas o por la forma tan poética y maravillosa en la que está escrita.

Para mí…por siempre de Elizabeth Reyes | Promo

12.6.14


Para mí…por siempre de Elizabeth Reyes
( Hermanos Moreno #1)

La vida de Sarah, una chica de diecisiete años, se pone de cabeza cuando su madre soltera va a dar a la cárcel. Ella tiene que mudarse, dejar atrás todo lo que hasta ahora ha sido su vida, incluyendo la mejor amistad que ha tenido, Sydney. Sintiéndose perdida y amargada en su nueva escuela, la única meta de Sarah es la de ahorrar dinero y regresar a casa. Entonces conoce a Ángel Moreno.
Enigmático pero espléndido, Ángel es casi demasiado bueno para ser verdad. Excepto por una cosa, su creencia arcaica de que los chicos y las chicas no pueden ser “solo amigos”. ¿El problema? Sydney, la amistad más grande de Sarah, no es una chica.
Con un romance inesperado, intensificándose a lugares nunca antes experimentados, ¿por cuánto tiempo podrá mantener Sarah a Ángel en la ignorancia sobre el chico que la está esperando de regreso en casa?

Excerpt

"Cuando finalmente abrió los ojos, la vio a ella sentada y sonriéndole. Era hermosa, su cabello oscuro estaba revuelto y sus ojos verdes brillaban. Dios era misericordioso. Él había muerto y se había ido al cielo."


Elizabeth Reyes nació y creció en el Sur de California y aún vive ahí con su marido ya casi por veinte años, con sus dos hijas, su perro gran danés llamado Dexter, y un gran gato gordo llamado Tyson.
Elizabeth pasa el ochenta por ciento de su tiempo ante la computadora escribiendo y manteniéndose al día en los medios sociales, y eso le encanta. Dice que no hay nada mejor que trabajar en lo que realmente se ama, y ella come, duerme y respira estas historias, las cuales le ruegan ser escritas.

Firelight. Alma de fuego de Sophie Jordan | Reseña

8.6.14


Firelight. Alma de fuego (Firelight #1) de Sophie Jordan
Bruño

Además de ser una joven independiente, rebelde y decidida, Jacinda es una draki, una descendiente de dragones capaz de adoptar forma humana para vivir entre los hombres sin llamar la atención. Un día pone en peligro a su tribu rompiendo una de sus leyes más sagradas, y para evitar el castigo se ve obligada a huir con su familia al mundo de los mortales, donde, poco a poco, su draki morirá y ella se convertirá en una humana más. Sin embargo, Jacinda no está dispuesta a renunciar a su esencia sin luchar, aunque para ello deba acercarse al mayor de sus enemigos, un atractivo y enigmático cazador de drakis que, con una simple mirada, despierta todos sus instintos.
Poderes míticos, luchas de clanes y un amor imposible dan forma a la historia de dos jóvenes que cruzan la antigua línea divisoria que los separa… con resultados imprevisibles.

Firelight es la primera parte de una trilogía que nos sumerge en el mundo de los drakis desde el punto de vista de Jacinda, una adolescente draki que en su tribu es considerada casi como un objecto, dado que es especial, y que no encaja del todo en el mundo humano.

Jacinda es una draki algo especial, tiene un poder que la hace única y muy valiosa para su pueblo, exhala fuego. Le gusta el riesgo y tiende a no cumplir las “normas” impuestas por la tribu. Tras romper una de las reglas más importante para la seguridad de los drakis y tener un pequeño encuentro con algunos cazadores, su madre decide llevársela junto a su hermana gemela a un pueblo en mitad del desierto donde espera que el draki de Jacinda se desintegre por completo (vamos, que muera). Jacinda verá cómo su draki se va debilitando poco a poco, pero pronto encuentra una forma de mantenerlo latente y con vida, estando cerca de Will, un cazador.

El argumento me ha parecido muy original, dragones que se convierten en humanos y cazadores que los persiguen para descuartizarlos y venderlos. Pero me esperaba que la trama fuese un poco más compleja de lo que resultó ser, esperaba que tuviese un montón de acción y conocer más sobre el mundo de los drakis y, por qué no, sobre los cazadores. Pero no fue así, me quedé con ganas de saber más sobre los drakis, sobre los cazadores e incluso sobre los enkros, quienes son mencionados en varias ocasiones pero de quienes no se dice nada.

La verdad es que la mayoría de los personajes me han parecido bastante planos, exceptuando quizás a Jacinda. Ella es decidida y testaruda, me resultó algo insoportable en algún que otro momento y un poco egocéntrica, desde mi punto de vista. Pero para egocéntricas también están su hermana gemela, Tamra, y su madre. No me gustó para nada Tamra, es demasiado egocéntrica para mi gusto. Jacinda por lo menos se preocupa por ella (aunque sea poco), en cambio, ella sólo se preocupa por sí misma… Cuando Jacinda lo pasaba "mal" ella sólo pensaba en sí misma y no paraba de decirle que no le arruinase lo que había conseguido. Menudo “amor de hermana”…

La relación de amor entre Jacinda y Will me pareció, en un principio, rara. No están enamorados, simplemente tienen una conexión -vamos, que hay química- y se sienten atraídos el uno al otro. Pero una vez que su relación fue avanzando se volvió dulce y tierna, y puede que algo empalagosa para mi gusto. Es el típico amor prohibido: la familia del chico, Will, caza a la familia de Jacinda, los drakis.

Un cazador, enamorado de su presa.

Me ha encantado la forma de escribir de la autora pero me esperaba algo más de la trama. Encontré el libro bastante introductorio, predecible en algún que otro momento, e inesperado y sorprendente en otras ocasiones, sobre todo en ese final vertiginoso que me dejó con ganas de leer la continuación.

Un primer libro de trilogía muy entretenido, algo introductorio y con una trama llena de magia y fantasía que a mi parecer podía estar más desarrollada. En algún momento me resultó algo predecible, pero aun así me gustó. Es una lectura fresca, fácil de leer y muy bien narrada. Espero leer pronto su continuación.

Cumple + vacaciones

3.6.14

¡Hola! Me paso para haceros saber que hoy me hago un año más vieja, cumplo 21 años. :)

Pero también aprovecho para haceros saber que a partir de hoy me tomo "vacaciones" del blog. Sí, seguiré actualizando, pero ya no tan seguido (quizá una vez a la semana o dos) y serán entradas programadas (cruzo los dedos para que blogger las publique).

Estas "vacaciones" durarán desde hoy hasta septiembre, dado que creo que en ese tiempo ya me habré más que adaptado a mi nueva situación. Y es que me marcho a trabajar de au pair (cuidando niños) a UK :) Así que no soló tendré que adaptarme a una casa nueva con gente nueva, si no a un ambiente completamente nuevo (por no decir a hablar en inglés las 24/7). Esto también significa que a partir de ahora leeré más ebooks y más libros en inglés.

Seguiré activa en las redes sociales, por lo que os recomiendo que le deis like a la página de Facebook para no perderos ninguna novedad (suelo compartir las novedades editoriales en la página) y, si aún no me tenéis agregada, podéis agregarme o seguir mis reseñas en Goodreads para saber qué es lo que estoy leyendo y mi opinión sobre mis lecturas antes incluso de que publique la reseña.

Un beso :)